martes, 16 de junio de 2009

Por fin: ¡Cristiano llegó al Real Madrid!

Ha sido noticia en todos los periódicos y páginas de internet del mundo, y como este es un blog en parte futbolero, pues no podía ser la excepción. Si señores, al Real Madrid, que es uno de mis tres equipos del alma (junto con River Plate y... adivinen cual) llegó la semana pasada un jugador fuera de serie, excelente dentro y fuera de las canchas, y alguien que puede aportar mucho no sólo a su equipo, sino también a sus seguidores en el campo profesional, deportivo y personal. Ahhh, también llegó otro jugador importante, rompió el record de valor de transferencia, fue tasado en 94 millones de euros y también es un monstruo, pero sólo dentro de la cancha, y es Cristiano Ronaldo.

Pero el primero, al que de verdad quiero hacer referencia, es el que interesa, es el que no tiene casi detractores, el que es un verdadero ejemplo para la juventud y sus compañeros en el gremio futbolístico. Señoras y señores, del personaje que hablo es de Kaká, el mediapunta que jugaba en el A. C. Milan. A continuación voy a hacer una "breve" reseña acerca de este astro del soccer.

Ricardo Izecson Dos Santos Leite, más conocido como Kaká, nació en Brasilia, capital de Brasil, el 22 de abril de 1982. Su sobrenombre nació por culpa de su hermanito pequeño, que no podía pronunciar bien su nombre, así que le balbuceaba "caca". Luego, el empresario que lo representaba le aconsejó que cambiara su apodo por Kaká, ya que "sería más comercial" (yo sinceramente creo mas bien que el hombre vio que sonaba mucho mejor con el acento en la última sílaba, ya que sin él se prestaba para malentendidos. Si así nomás salen con el chiste pendejo de: "Brasil nos va a volver Kaká"). A diferencia de muchos futbolistas brasileños, que ven este deporte como la única opción de salir de la pobreza, el buen Ricardo viene de una familia bien acomodada de Brasilia, y gracias a Dios que se le dio por jugar fútbol, ya que lo hizo simplemente porque le gustaba (y le gusta). Cuando tenía 19 años, conoció a la que hoy es su esposa, Caroline Celico, que tenía 15 años. Luego, en el 2002 Kaká ganó el mundial de fútbol en Japón con la selección de Brasil, y vaya premio que le esperaba en su tierra natal, pues luego de su victoria, se hizo novio de Caroline. Lo destacable de su vida, es su comportamiento, que también es muy diferente al comportamiento de todo jugador brasileño que pisa Milán (y Madrid, y Barcelona, y Londres, y París, y Berlín, y Roma...) ya que Kaká NUNCA se ha visto envuelto en chismes, ni en problemas sociales, ni en bebetas, ni en estado de embriaguez, ni en escandalos. Algo que ha forjado muy bien su caracter y su comportamiento, es que desde muy joven Kaká forma parte del rebaño del Dios. Si señores, y aunque esto no es secreto para muchos, Kaká es cristiano, ¡y a mucha honra carajo! Pertenece a la iglesia brasileña Renacer, a la cual hace generosas ofrendas anuales (que de buenas, tener a Kaká dentro de su equipo). Su vida ministerial es ejemplar también, puesto que el muchacho nos resultó disciplinado, lee la biblia a diario, y cuando termine su carrera como futbolista, le gustaría ser pastor, según lo dijo en una entrevista a un medio italiano. Acostumbra mucho poner sobre sus camerinos y en las habitaciones de los hoteles donde se hospeda, salmos y adhesivos con una frase que dice: "Dios es fiel".

Su historia con Caroline es una verdadera muestra de fidelidad a Dios y a sus sueños, puesto que Kaká llegó virgen al matrimonio. Cuando ellos se "cuadraron", Kaká fue transferido de su club Sao Paulo, al Milán mientras apenas llevaban un año de noviazgo, y pues, Caroline era muy "pelaita" para irse a vivir a Italia con Kaká, así que cada uno vivió por su lado. En este caso, amor de lejos no fue amor de pendejos, puesto que los dos años que duraron separados, lo vieron como una prueba para su amor. Eso sí, hicieron un pacto de que cada uno podía salir con sus amigos (como no hacerlo, no se podían aburrir cada uno solo por su lado) pero, a la media noche por mucho, debían estar muy juiciositos llamándose desde sus respectivas casas. Kaká ha manifestado abiertamente su convicción religiosa, y también el hecho de que logró llegar virgen al matrimonio, aun cuando se presentaron muchas tentaciones (con Caroline únicamente, el hombre no miraba para otros lados).

De sus logros deportivos se conocen de sobra que fue balón de oro, que ha sido galardonado como mejor jugador del mundo, que ha sido yo no se cuantas veces campeón con Milan, que fue campeón mundial, pero lo que quiero resaltar, es que cuando Kaká ganó la primera Champions League con Milan, en 2007, no le importó estar enfrente de 80.000 espectadores, ni ver como sus compañeros de equipo se revolcaban epilépticos sobre el césped, sino que, mientras salía la lluvia de confeti y todos se abrazaban festejando, Kaká se apartó a un lado, se arrodilló, y se puso a orar, agradeciendo al que verdaderamente hizo todo posible, y al que lo puso en ese lugar, ya que de pequeño, y por una caida en una piscina, se fregó una vértebra, y su vida futbolística por poco se va al retrete. Le agradeció a Dios, con una camiseta que decía: "I belong to Jesus", traducido: "Yo pertenezco a Jesús". Y es que mientras la mayoría de los jugadores se preocupa en cómo va a celebrar los goles (mientras más ridícula sea la coreografía mejor, y eso nos pasa a todos, porque aunque yo casi no los hago en mis "cotejitos", es muy divertido celebrarlos chistoso), Kaká cuando "rompe el celofán" simplemente levanta los índices al cielo agradeciendo siempre a Dios. Obviamente, Kaká forma parte de la organización brasileña "Atletas de Cristo". Tres meses despues de haber ganado esa Champions League, la FIFA prohibió todo tipo de frases políticas y religiosas en las camisetas de los jugadores, así que no hemos vuelto a verlo con algo similar:


En lo personal, Kaká es una persona culta, le gusta mucho leer, ir a cine, y lo relacionado con el arte, mejor dicho, nada que ver con muchos de sus colegas brasileños, los cuales son vistos siempre sacados a patadas de los bares por los gariteros o tenderos de turno, o aburriendo a los policías locales gracias a las llamadas de los vecinos a las 3 am, quejándose por las farras que los "cariocas" arman en los conjuntos residenciales. Y bueno, desde aquí, este humilde rinconcito, le deseamos los mejores éxitos a Kaká, y que siga siendo un muy buen ejemplo para los que estan dentro de la cancha, y para los que estamos fuera, ya que él es una muestra de que con el duro de arriba todo es posible. Dios puede gloriarse, y podemos alabarlo de muchísimas formas, si somos excelentes en lo que nos desempeñemos. Ahhhh, también le deseamos los mejores éxitos a Cristiano Ronaldo, que contribuya a que el Madrid gane todo y que en especial sea muy bien influenciado por Kaká, ya que ejemplos como él son los que necesitamos por montones en todas las áreas (Estoy seguro que Ronaldo es un asiduo seguidor de este espacio (?), así que, ¡¡¡sigue mi consejo viejo!!!).

P.D.: Con esa dupla en el Real Madrid, me imagino que de ahora en adelante los del Bernabeú van a incrementar su afluencia femenina de público, pero es que si venían de ver con la camiseta merengue a Diarrá, Robinho, "Pollo Mojado" Guti, Robben, Sergio Ramos, Pepe, entre otros, es comprensible que se interesen más en este momento por los ya vistos Casillas y Raúl, acompañados por C. Ronaldo y Kaká, ¡y esperen a que llegue Ribery!

"Estuviste brillante en el Bayern, y tu cara..."

(Valga la aclaración, mis comentarios acerca del físico de los jugadores es porque mis amigas mujeres me lo comunican, yo sólo veo en ellos la forma de jugar)

1 comentario:

Pacho Reloaded dijo...

¡Ya se comenzó a sentir Kaká en Madrid!

http://www.futbolred.com/espana/noticias/pretemporada0910/evangelicos-espanoles-promulgan-sus-creencias-con-la-imagen-de-kaka/5587067